Seleccionar página

Casos de éxito

Grrace retrato artístico

El nacimiento de Grrace

Cuando empecé a pintar en primaria, me dijeron que era un artista terrible.
Los profesores de arte me consideraban incapaz de producir representaciones únicas ni pensamientos originales.

Encontrar la luz entre las nubes

A los 19 años me diagnosticaron afantasía, una enfermedad que inhibe la capacidad de “ver” imágenes mentalmente. Si me hubieras pedido que imaginara una manzana, todo lo que vería sería negrura. Estaba destrozado. De repente sentí como si se hubiera levantado ese velo de ignorancia y, sin embargo, la posibilidad de alcanzarlo quedara para siempre fuera de mi alcance. Esta capacidad de visualizar la creatividad.

Aunque, mientras tanto, estaba ocupado estudiando relaciones internacionales y derecho humanitario en la universidad. Dejé de lado la posibilidad y volví a centrarme en lo importante: comprender el mundo en el que vivimos y actuamos.

Entonces, justo un año después de esta triste revelación sobre mi supuesta ceguera mental, mi mente empezó a ser buscada. En marzo de 2020, el mundo se apagó. ¿Cuándo se reabrirían las fronteras? ¿Cuándo volverá la vida a la normalidad? ¿Cuál será la resolución?

Ahora no tenía todas las respuestas, pero veía la vida a través de patrones. Covid-19 fue una oportunidad para ganar tiempo para algunos. Lo único que podía hacer era adaptarme a la “nueva normalidad” e intentar mantener la cordura en medio del pánico que reinaba en Ottawa (Canadá), donde vivía por motivos de estudios.

Así que empecé a pintar de nuevo, pero esta vez sólo para mí, como un desahogo mental. Pintaba imágenes del dormitorio desde el que durante más de un año dirigí mi vida, pintaba imágenes de mi pequeño patio trasero y de la casa que compartía con unos pocos amigos íntimos.

Reconectar con la naturaleza

En febrero de 2021, decidí viajar a América Central, donde tenía contactos personales. Pintaba con mucha más frecuencia. Cada vez que trabajaba en una pieza, sentía que mi mente se relajaba y, en consecuencia, empezaba a ver el mundo que me rodeaba no en imágenes mentales, sino en colores. La hierba ya no era sólo verde, sino de un profundo verde viridiano rebosante de luz. La valla no era un simple poste, sino de un opulento tono marrón camel.
Es más, empecé a darme cuenta de que los colores que utilizaba en mi arte tenían un profundo y rotundo efecto físico y emocional en mí. Cuando combinaba el negro marfil con el rojo amaranto, la frustración y la ira se acumulaban en mi interior y me hacían arremeter contra los que me rodeaban. Sin embargo, cuando utilizaba el azul cadete combinado con un suave verde pistacho, mi mente se tranquilizaba.

Actúa

Con el empujón de apoyo de mi hermana pequeña, fue allí donde vendí mi primera colección de arte en el verano de 2021. El dinero recibido ayudó a financiar mi próximo viaje. Crear esa colección y sentir el impacto del color también me lanzó a un curioso viaje de aprendizaje en profundidad de la ciencia que hay detrás de la psicología del color. Durante mi viaje, creé cuadros personalizados para amigos y colegas, e incluso realicé un mural en Nicaragua dedicado a las mujeres trabajadoras del país.

Al regresar a Canadá meses más tarde, mi carrera artística oficial comenzó con una exposición individual inaugural en abril de 2022 en mi ciudad natal de Calgary.

Respira y brilla para inspirar a los demás

Ahora, creo cuadros con el objetivo principal de difundir la atención plena. Mientras que las palabras y las imágenes pueden perderse en la traducción, los colores trascienden las culturas. Cuando creo un cuadro abstracto, 10 personas diferentes verán 10 imágenes distintas. Sin embargo, esas imágenes se verán influidas por la psicología de los colores incrustados en la obra. Cuando creo cuadros que hacen que la gente se sienta feliz, a gusto e incluso querida, contagiarán esa positividad a quienes conozcan a lo largo del día.

Mi objetivo es seleccionar colores intencionadamente para armonizar la intención de un espacio.

Quiero compartir mis conocimientos de psicología del color con el mundo para revolucionar el arte contemporáneo a través de la atención plena.

13 + 7 =